lunes 6/12/21

Panamericana. 09.10.19. En esta jornada, corresponde formular algunas consideraciones en torno a la situación del conflicto médico, tomando en cuenta que el paro de actividades ya lleva 52 días a la fecha, con criterios encontrados respecto a la validez o no de la medida.

Como es de conocimiento público, recientemente se ha generado una polémica en torno al interlocutor del gobierno que busque solucionar el conflicto, sobre la base del diálogo.

Los galenos, habían cuestionado en su momento, a la Ministra de Salud Gabriela Montaño y el rol que jugaba, pues en anteriores intentos de diálogo, no habría puesto nada de sí y que por el contrario habría deteriorado la situación permanentemente.

Se dijo que tenía una doble personalidad, pues en público mostraba una actitud distinta a la que evidenciaba internamente, ya cuando se procedía al diálogo propiamente dicho.

Precisamente esa polémica había generado que los médicos, solicitaran otro interlocutor para los procesos de diálogo, identificando inicialmente al Ministro Carlos Romero como la mejor opción.                

Posteriormente, el propio Ministro Romero, rechazó la posibilidad de ser interlocutor del gobierno para el diálogo con los médicos, y luego el Titular de la Presidencia Juan Ramón Quintana, dijo que la única interlocutora para este ámbito era la Ministra Gabriela Montaño.

En este contexto, los médicos recientemente se allanaron a la posibilidad de retomar la rienda del diálogo con la Titular de Salud Gabriela Montaño, pero hasta el momento no se ha registrado ninguna iniciativa en este sentido.

Por lo pronto, el paro continúa y ésta medida se ha reforzado con piquetes de huelga de hambre en varios centros médicos, además de las constantes movilizaciones callejeras.

Los Representantes de los Galenos, hicieron conocer que se ha determinado otorgar un plazo hasta este jueves para que se retomen las negociaciones, pues de lo contrario las medidas podrían masificarse.

La situación se complica cada vez más, y habrá que hacer notar que el conflicto surge a raíz de varios problemas que se han registrado en el área, tomando en cuenta las decisiones que las autoridades asumieron, como es el caso del Sistema Único de Salud y la Ley de Prioridades de la Caja Nacional de Salud, entre otros aspectos.

También se debe recordar que la situación tensa entre médicos y gobierno ya había surgido mucho más antes, cuando se había puesto en vigencia el Código del Sistema Penal Boliviano.

Tomando en cuenta los cuestionamientos existentes  a ciertos elementos contenidos en esa fallida Ley, la acción de los médicos terminó con dejar sin efecto tal norma, aspecto que fue tomado como una derrota para el oficialismo, aunque hubo distintas valoraciones.

Muchos analistas, han manifestado que el gobierno ahora, ha demostrado cierta fortaleza en sus decisiones y ha dejado languidecer el movimiento médico, hasta el punto en que los propios galenos estaría insistiendo en el diálogo con quien cuestionaban en su momento, es decir la Ministra Gabriela Montaño.

Otros criterios mucho mas mesurados, plantean que este conflicto no debiera verse como una pulseta entre médicos y gobierno, y que por el contrario se debiera optar por mecanismos de solución.

Para lograr este objetivo, se aguarda que los actores puedan buscar puntos intermedios y evitar los extremos que muchos dicen suelen deteriorar las posibilidades de acercamiento.

Solo en este contexto, será posible concluir con los problemas existentes y evitar generar mayor complicación para los sectores afectados.

Comentarios