jueves. 30.11.2023

Tras el anuncio del líder del MAS, Evo Morales, de que decidió aceptar la presión social y ser candidato de su partido en las elecciones generales de 2025 en medio de ataques del gobierno de Luis Arce, surgen lecturas encontradas por parte de figuras políticas y analistas.

Para el abogado Carlos Bohrt, por ejemplo, es llamativo que Morales apresure su postulación alegando denuncias en su contra, en lugar de asumir una defensa legítima y exigir que se comprueben las delaciones.

Sobre el tema, el periodista e investigador Humberto Vacaflor, detectó que el MAS pretendería instalar una cortina de humo para hacer notar que la población se divide entre “evistas” y “arcistas”, cuando en realidad, dice, el apoyo ciudadano a dicha fuerza política está muy debilitado.

Para el analista Javier Flores, las declaraciones de Evo Morales son absolutamente apresuradas y demuestran una actitud autoritaria y desconocedora de las normativas vigentes.

Sin embargo, para el diputado masista del “ala radical”, Héctor Arce, la candidatura de Morales es un hecho y no entra en discusión por tratarse de un verdadero líder que cuenta, dice, con el apoyo contundente de la militancia de su partido decepcionada por la deslealtad de Luis Arce.

PANAMERICANA.