martes. 18.06.2024

En las últimas horas, el máximo dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, emitió declaraciones polémicas en las que vincula a actuales activistas y representantes sociales en protesta, con el supuesto “golpe de estado” de 2019.

Valoraciones que generaron respuesta por parte de los aludidos, entre ellos, el secretario de la Federación de Maestros Urbanos de La Paz, José Luis Álvarez, para quien el líder cobista demuestra su condición de simpatizante del MAS y no así defensor de los trabajadores en el país.       

Además de detectar cinismo en la postura de Huarachi, el educador rechazó las delaciones en su contra, recordó antecedentes del dirigente cobista durante el gobierno de Jeanine Añez y lo desafió a probar sus denuncias.

Del mismo modo, el portavoz del Comité Nacional de Defensa de la Democracia, Manuel Morales, lamentó que el ejecutivo de la COB haya perdido, dice, la memoria histórica, omitiendo su reconocimiento y acercamiento con el entonces Ministro de Trabajo, Oscar Mercado.

Al margen de identificar un vocero más del Movimiento al Socialismo, Morales repudio el proceder de un presunto dirigente social que ha prolongado irregularmente su gestión. Por ello, hizo énfasis en la necesidad de que la COB programe la renovación de directiva en el marco de la legalidad. 

Sin embargo, el secretario de seguridad social de la Central Obrera Boliviana, Boris Villa, fundamentó las cuestionadas expresiones de Juan Carlos Huarachi y tildó de “irónica” la reacción de sus detractores en el actual contexto.

Villa justifico además las acusaciones de su compañero cobista en sentido de señalar tintes netamente políticos en las demandas de sectores en emergencia, como ser el magisterio urbano y el Conade.

PANAMERICANA.

Repudian acusaciones del dirigente de la COB y le recuerdan episodios que lo implican...