miércoles. 24.07.2024

A pocas horas de que se de iniciación al congreso nacional del Movimiento al Socialismo a efectuarse en el municipio de Lauca Ñ, departamento de Cochabamba, Panamericana recabó opiniones, expectativas y denuncias de figuras políticas y sociales.

En primera instancia, Carlos Romero, exministro de Gobierno durante las gestiones de Evo Morales, ratificó la tesis de que la gestión de Luis Arce mostraría desesperación al enviar personal infiltrado de inteligencia al encuentro para sabotear el mismo.

Pese a citar distintas estrategias de sabotaje que podrían aplicarse, Romero advirtió que el operativo de seguridad organizado de forma espontánea por sectores sociales, será riguroso y contemplará al menos siete anillos alrededor del coliseo donde se realizará el congreso.

La denuncia fue ratificada por el vicepresidente del MAS, Gerardo García, quien al margen de observar la presencia de gente sospechosa, hizo conocer que en las últimas horas se reportó un repentino desabastecimiento de combustible que podría perjudicar el retorno de las delegaciones.

En todo caso, García confirmó que la seguridad del evento está garantizada y en base a experiencias negativas del pasado, esta vez no se permitirá la inducción a la violencia y a los excesos que empañaron encuentros partidarios.

Sin embargo, la legitimidad del congreso masista fue puesta en duda por el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), afín al ala renovadora del MAS, Efraín Mollo, puesto que no contó con la participación del Pacto de Unidad en su organización, según dice.

En este sentido, reafirmó que la verdadera concentración de los sectores sociales de todo el país, se dará este 17 de octubre en un gran cabildo programado en la ciudad de El Alto.

Coincidió con los cuestionamientos expuestos, el exdirigente de la Csutcb, Adalberto Ticona, quien agregó críticas a la directiva del partido azul por no respetar, según advierte, estatutos internos y limitar la representatividad.

Desde un punto de vista analítico, el investigador, Pedro Portugal, anticipó que el congreso del MAS será un acto relevante pues en él se decidirá el rumbo político del país rumbo a las elecciones presidenciales de 2025.

Para el analista, el evento es una suerte de preámbulo para iniciar las campañas electorales propiamente dichas y confirmar si la ruptura al interior del partido gobernante es definitiva.

De su lado, el exparlamentario y abogado, Carlos Bohrt, manifestó que el escenario parecería confirmar una ruptura del MAS en su base, no así en la cúpula del partido, con sus respectivas consecuencias a futuro.

De acuerdo al analista e investigador, el país vive un momento crucial a nivel político ya que el congreso masista emitirá definiciones importantes que deberán llamar la atención no sólo de su militancia, sino también de la sociedad civil y particularmente de la oposición.

PANAMERICANA.

Crece la expectativa por el congreso del MAS en Lauca Ñ, Cochabamba en medio de...