jueves. 25.07.2024

Panamericana prosiguió la búsqueda de impresiones en torno a la actitud del delegado de la CIDH, Joel Hernández, quien tras participar en un acto político del MAS, generó reacciones variadas y dio lugar a susceptibilidades sobre sus intenciones e ideología.

En primer lugar, la excanciller del estado, Karen Longaric, identificó una situación de gravedad ya que a su parecer, el comisionado incurrió en un agravio hacia el pueblo boliviano e incluso al sistema interamericano.

Para la diplomática, la participación cuestionada tiene un trasfondo político – ideológico, cuyo autor intelectual no es Hernández, sino bloques interesados en la destrucción de la Organización de Estados Americanos (OEA) y su eventual sustitución por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Como integrante de esa facción, Longaric identificó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

La exministra de Relaciones Exteriores abogó por una censura categórica del pueblo democrático boliviano al mexicano Joel Hernández y la exigencia de que abandone territorio nacional.

De la misma forma, la senadora de la alianza opositora Creemos, Centa Rek, transmitió indignación por lo ocurrido y dio cuenta de la remisión de una nota oficial que expone el reclamo de su tienda política y explicaciones de la comisión que visita Bolivia.

La legisladora opinó que la aparente parcialización del delegado aludido invalida los supuestos objetivos de la misión observadora de Derechos Humanos. Por ello, planteó que Joel Hernández sea sometido a un comité disciplinario por haber vulnerado, dice, principios éticos y reglamentos institucionales.

Rek sugirió la conformación de una nueva delegación para alcanzar las metas originalmente trazadas y dar conformidad a la ciudadanía que expresó confianza en la CIDH como organismo imparcial y apolítico.

En la misma línea, el presidente de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, Roberto Méndez, criticó el evento auspiciado por el Ministerio de Justicia, y manifestó que también correspondería organizar un acto de desagravio para colegas agredidos en el ejercicio de sus funciones.

Agregó que la comisión de la CIDH recibirá a la directiva de esta entidad mañana en horas de la tarde a fin de recibir sus inquietudes por denuncias y procesos sin avance en el plano judicial.

Méndez detalló que la organización que representa ha elaborado una lista de periodistas cuyos derechos fueron gravemente vulnerados, a tiempo de anunciar que se solicitará la aplicación de medidas cautelares para garantizar la libertad de expresión y de prensa en Bolivia.

Finalizó, anunciando que si el gobierno no convoca a un evento de desagravio para trabajadores de la prensa como sucedió con ex vocales observados del órgano electoral, será la propia asociación de periodistas la que planifique un acto de esta naturaleza.

Sin embargo, Panamericana también recogió opiniones contrarias a las expuestas previamente, como la del exministro de Gobierno y analista político, Hugo Moldiz, para quien eran previsibles las discrepancias en torno a la labor y postura ideológica de la comisión de la CIDH debido a la polarización en el país.

Sobre el anunciado acto de desagravio para periodistas agredidos, la exautoridad del MAS manifestó que la entidad tiene todo el derecho de organizar el evento e invitar a Joel Hernández si así lo decide, ya que en una última instancia su asistencia dependerá de una decisión personal.

En todo caso Hugo Moldiz, recomendó no sacar conclusiones apresuradas sobre el efecto de la visita de una delegación de la CIDH a Bolivia, sino aguardar la emisión de un informe preliminar este viernes.

De todas maneras, el analista auguró que poco o nada podrá cambiar la opinión consultiva, en vista de la persistencia de dudas sin resolver y la firmeza de quienes defienden las hipótesis encontradas de golpe o fraude en el año 2019.

PANAMERICANA.

Continúa la polémica por la asistencia del comisionado de la CIDH Joel Hernández a un...