lunes. 24.06.2024

EL PANORAMA DE LA NOTICIA

(Foto. ABI).
(Foto. ABI).

En esta jornada de miércoles vamos a referirnos a un tema de bastante trascendencia pues se trata de la educación de niños y jóvenes, en el marco del inicio de las actividades educativas para la presente gestión 2023.

Ya en horas de la mañana se produjo el inicio de las clases tanto para los ciclos de inicial, primaria y secundaria, y se ha notado bastante expectativa, sobre todo de los padres de niños y niñas que toman pasos en la educación formal desde primero de inicial.

Se pudo observar la curiosidad, la avidez, e incluso el llanto de los pequeños que por primera vez acuden a los centros de formación bajo la atenta mirada de maestros y padres de familia que tienen el reto de forjar un futuro promisorio para los nuevos escolares.

La discusión permanente cuando se registran estos hechos año tras año, es una reflexión, de si verdaderamente el sistema educativo vigente es el adecuado en la formación de los estudiantes y si realmente podemos llegar a contar con los recursos humanos que requiere el país.

Esta discusión no es nueva y ya desde hace bastante tiempo se ha polemizado respecto al tipo de educación que requieren jóvenes y niños. Pues se dijo que el modelo educativo anterior era deficiente y que no estaba de acuerdo a las exigencias de una sociedad moderna que requiere de mayor conocimiento y el desarrollo de las ciencias.

En su momento y como emergencia de una nueva realidad política, con la llegada del MAS al poder, se gestionaron nuevos paradigmas educativos, con la Ley Avelino Siñani y Elizardo Pérez, que supuestamente buscaba la mejora en la calidad educativa. Aunque, evaluaciones posteriores fueron bastante duros con los primeros resultados.

Las nuevas generaciones de bachilleres que habían recibido la formación plenamente en el ámbito del nuevo Modelo Educativo fueron puestos a prueba y en el marco de una medición internacional, los resultados obtenidos dejaron mucho que desear.

Muchos analistas y estudiosos han manifestado que los jóvenes bachilleres han retrocedido respecto a la formación anterior. Ya que la calidad de lectura y comprensión, por ejemplo, disminuyeron notablemente. Lo cierto es que en el fondo del asunto educativo, muchos especialistas han manifestado que se trata de un aspecto estructural.

Durante las ultimas semanas, se produjo una polémica alrededor de un elemento fundamental a la hora de la discusión sobre los alcances de la nueva curricula educativa, a raíz de sus características y su orientación altamente ideológica, a partir de la catalogación de los sucesos del año 2019.

Pero no sólo eso, se ha cuestionado esta nueva curricula, ante una suerte de orientación de alto contenido de género, cosa que en los niños podría producir confusiones, a decir de los críticos.

Por estas razones, existe la amenaza del sector del magisterio de, si bien iniciar las labores educativas, hacerlo en la perspectiva de organizar una férrea resistencia a las nuevas disposiciones, y por lo pronto aplicar los contenidos vigentes hasta el 2022.

De todas maneras, algunos expertos en materia educativa han mencionado que será necesario encarar en determinado momento, una discusión de fondo respecto a la crisis educativa, que se vincula con la separación de teoría y práctica en la producción social.

Por lo pronto, sólo resta aguardar que no se vayan a generar problemas en este ámbito pues los únicos perjudicados serán los niños y jóvenes que son objeto de la aplicación de los modelos educativos.

PANAMERICANA.

EL PANORAMA DE LA NOTICIA