miércoles. 01.02.2023

EL PANORAMA DE LA NOTICIA

Luis Arce Catacora, presidente de Bolivia. (Foto: Infoabe).
Luis Arce Catacora, presidente de Bolivia. (Foto: Infoabe).

En esta jornada vamos a abordar el conflicto de la detención del gobernador cruceño, pero desde un enfoque eminentemente político, pues ya surgieron incluso algunos trabajos que hacen referencia a la percepción ciudadana sobre la figura del presidente Luis Arce Catacora.

Inicialmente, se debe recordar que hubo varios criterios que hacían referencia a las motivaciones que propiciaron la decisión de proceder con el proceso que ya se había iniciado el año 2020 contra el gobernador Luis Fernando Camacho en el denominado caso “Golpe de Estado I”.

Muchos decían que el tema interno en el Movimiento al Socialismo, era el factor primordial que obligó a Luis Arce, a proceder con la aprehensión inicial de Camacho y su posterior decisión judicial para su detención preventiva en Chonchocoro.

Al tener problemas internos en el MAS, varios analistas dijeron que Luis Arce buscó mostrarse más radical y con mayor prestancia a arreglar cuentas sobre los sucesos del 2019.

En esa misma línea, otros analistas manifestaron que el actual mandatario buscaba de cierta manera restarle o quitarle al expresidente Evo Morales, gran parte de su militancia considerada radical, mostrándose más duro, cosa que aún no se ha constatado.

Otros asumieron que se trató de un error político, que le pasaría una factura muy elevada al actual presidente, sobre todo si es que pretende construir una perspectiva para las elecciones del año 2025.

Además, se ha mencionado que incluso la polémica pública se detendría, como así ha ocurrido, pues ya los medios de comunicación, no hacen referencia de manera frontal a las diferencias y pugnas internas en el MAS.

Ahora bien, cuando se habla del error que le endilgan otros analistas a la decisión del Primer Mandatario, tal situación se constata levemente con un estudio reciente y que ha sido publicado por Página Siete.

Según la explicación que se ha brindado, “la popularidad del presidente Luis Arce cayó al 26%, su nivel más bajo en más de dos años de gestión, tras la captura del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, a decir de una encuesta de la empresa Diagnosis”.

Otra encuesta anterior estableció que el 61% de la población rechaza esa detención, contra un 29% que la respalda y un 10% que se declara indiferente.

Estos datos, demuestran que a pesar de todo, existe un efecto negativo en el ámbito político, que afecta al Primer Mandatario Luis Arce y a otras autoridades del actual Gobierno.

De momento, también algunos analistas, han mencionado que si bien por ahora puede haber efectos negativos en materia política, de lo que se trata es de acabar con algunas figuras que pueden convertirse en referentes políticos para la oposición.

En todo caso, y más allá del ámbito político, el conflicto parece profundizarse, tomando en cuenta las decisiones que fueron surgiendo recientemente, pues en una reunión nacional, los cívicos de diferentes departamentos, resolvieron mantener los bloqueos en Santa Cruz y masificar la medida de manera escalonada en diferentes regiones. Además, rechazaron las elecciones judiciales programadas para octubre de 2023.

Como se puede constatar, existen varios elementos dignos de ser resaltado, pues se convierte en una sola temática con distintas variables, y que además tienen su propia dinámica por lo que las cosas pueden cambiar cada hora que pasa, generando bastante preocupación por sus efectos en la realidad de nuestro país.

PANAMERICANA.

EL PANORAMA DE LA NOTICIA
Comentarios