sábado. 04.02.2023

EL PANORAMA DE LA NOTICIA

Evo Morales (Foto: Télam)
Evo Morales (Foto: Télam)

En esta jornada de martes corresponde formular algunas consideraciones en torno a recientes elementos noticiosos, que de alguna manera contribuyen a identificar con mayor entendimiento, lo que ocurre en el Movimiento al Socialismo.

De manera reciente, concretamente el pasado domingo, el expresidente, Evo Morales, hizo referencia a las tendencias existentes al interior del partido de gobierno, tomando de cada sector interno.

Como es de conocimiento público, Morales dijo este domingo que lo que existe en el partido Gobernante, es una división entre “azules” y “rojos”. En este contexto, calificó a los primeros como militantes de “convicción revolucionaria” y a los otros como de “ambición momentánea”.

Los analistas ha coincidido en que este tema viene desde hace bastante tiempo, por lo que sus consecuencias, no serían nada novedosas, pues las tendencias que se van marcando, configuran el escenario actual. 

Se ha mencionado que el tema surge en el momento en que el partido oficialista, atraviesa una pugna abierta entre el ala “evista” que responde a la jefatura nacional y el ala denominada “renovadora” que responde al presidente Luis Arce.

Además, se debe recordar que la dirigencia masista acusó al presidente, de alentar el uso de banderas rojas en lugar de azules en actos oficiales, por su cercanía al Partido Socialista - 1.

El ex jefe de estado, hizo conocer que recientemente estuvo en un acto político en Quillacollo, donde hubo un choque entre los dos frentes. Morales decía: “ustedes son rojos y nosotros somos azules. Los rojos están con el alcalde, un alcalde de la derecha de Quillacollo. Nos dividiremos quienes somos, así frente a frente: azules versus rojos”, acotó.

A esto se debe sumar, lo que ya ayer resaltamos en este mismo espacio, pues la diputada del MAS, Deisy Choque dijo que no existe división en el MAS, sino que existe un expesidente que amenaza y chantajea.

Precisamente, las informaciones hacían notar este extremo, sobre todo cuando proviene de una Legisladora que estuvo detenida casi por 9 meses en el gobierno de Jenaine Añez, pero que, por la postura demostrada por Morales, hubo un quiebre respecto a la figura del exmandatario.

Estos dos episodios, revelan que la crisis interna en el MAS prosigue y que lejos de presentarse escenarios de reencuentro, la situación podría complicarse aún más, no sólo con estos antecedentes, sino con otras variables que son bastante conocidas, y que han marcado roses insostenibles y que hacen difícil la posibilidad de un arreglo interno en el oficialismo, por lo que ahora no se vislumbra otro camino.

Los problemas internos en el MAS, han marcado complejidad a nivel partidario con desencuentros con el Órgano Ejecutivo, peor también a nivel de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Sobre este último elemento, ya se han realizado muchas reflexiones y los analistas esbozan confianza de que este escenario, pueda servir para recomponer el verdadero rol de los Legisladores, con la implementación de mecanismos de diálogo y concertación.

A pesar de esto, existen otros estudiosos que se muestran mas mesurados, y sostienen que difícilmente podría implementarse, por ejemplo, un pacto entre el bloque que defiende al presidente Arce y los Legisladores de oposición, tal cual ha sucedido para la Ley de aplicación de los resultados del Censo de Población y Vivienda.

Se ha mencionado, que los dos bloques en el Movimiento al Socialismo, pretenden mostrarse cada uno más radical respecto a los acercamientos con los opositores tradicionales.

Ese simple hecho, puede evitar que haya facilidad en los mecanismos de acercamiento entre oficialistas y opositores, a pesar de que se requiere con urgencia, las condiciones necesarias para llevar adelante varias tareas como la aprobación del Presupuesto 2023 o el de la Justicia, para mencionar algunos aspectos.

PANAMERICANA.

EL PANORAMA DE LA NOTICIA
Comentarios