martes. 29.11.2022

EL PANORAMA DE LA NOTICIA

Luis Arce Catacora, presidente de Bolivia. (Foto: Infoabe).
Luis Arce Catacora, presidente de Bolivia. (Foto: Infoabe).

Para esta jornada, corresponde formular nuevamente algunas consideraciones en torno al escenario que se plantea en la Asamblea Legislativa Plurinacional, tomando en cuenta varios elementos que se fueron presentando en esta temática.

Como es de conocimiento público, recientemente se ha conocido que en el Legislativo, se van consolidando líneas políticas adversas en el propio movimiento al Socialismo, tomando en cuenta la conformación de dos bloques, que por el momento responden a la línea del expresidente Evo Morales por un lado, y por otro al gobierno actual del presidente Luis Arce.

Habrá que recordar que ya desde hace bastante tiempo, se iniciaron las observaciones y referencias hacia el gobierno del presidente Luis Arce, respecto, por ejemplo, a los ministros de estado.

Posteriormente hubo, denuncias de hechos de corrupción en la actual estructura del Órgano Ejecutivo, que generaron serias observaciones y una línea dispar entre la estructura del MAS y el gobierno propiamente dicho.

Luego de estas denuncias, las referencias hacia el gobierno central se fueron acentuando, y los ataques también fueron recurrentes, dejando un tema muy interesante para las evaluaciones de los analistas, que presentan interpretaciones un tanto diversas, pero con un común denominador.

Este común denominador hace referencia a ciertas fisuras en el esquema oficialista, que podría llegar a situaciones irreconciliables, con serios problemas para la unidad, cuando se presenten los retos electorales hacia el 2025, a decir de los especialistas.

En función de estos antecedentes y criterios es que se vislumbra en el escenario legislativo, una suerte de reconfiguración política y los roles podrían ser modificados, tanto en los dos bloques del MAS, como también en las bancadas de oposición. Sin dejar de lado que también al interior de las mismas existen dificultades, como lo sucedido en Creemos.

El juego de probabilidades es diverso, y se ha mencionado que uno u otro bloque del MAS, fácilmente puede generar, con CC y Creemos, una fuerte oposición que puede hacer inviable al gobierno de Luis Arce, pues los números así lo determinarían.

Similar situación se evalúa, cuando se hace referencia a la gestión con gobernabilidad del presidente Luis Arce, todo en función de las valoraciones y balances políticos.

A decir de los mismos analistas, se mencionó que una probabilidad coherente es que los legisladores que siguen al expresidente Evo Morales opten por convertirse en opositores al gobierno y, junto a CC y Creemos logren poner en serias dificultades a la actual administración.

La otra opción, es que conociendo las críticas de la oposición tradicional contra Evo Morales, se logre inviabilizar las iniciativas de sus seguidores en la Asamblea. Asumiéndose una especie de apoyo crítico de los actuales opositores al gobierno actual, en el marco de concesiones y negociaciones siempre importantes, aunque el antecedente reciente del conflicto por el censo, no es un buen precedente.

Como se puede evidenciar, existe un juego de probabilidades bastante dinámico, aunque no se deja de lado, sobre todo entre los legisladores masistas, la idea de recomponer su situación interna y definitivamente optar por retornar un trabajo unitario, aunque se dijo que eso también será muy complicado.

Se ha mencionado que en la política boliviana hubo acuerdos y pactos sorprendentes, pues se llegó a “mezclar el agua con el aceite” e incluso se llegó a “cruzar ríos de sangre”, por lo que para los analistas, nada tendría que sorprendernos. De todas formas, se debe aguardar la evolución de los hechos para tener mayores luces sobre este tema.

PANAMERICANA.

EL PANORAMA DE LA NOTICIA
Comentarios