martes. 04.10.2022

EL PANORAMA DE LA NOTICIA

Luis Arce Catacora, presidente de Bolivia. (Foto. La Razón).
Luis Arce Catacora, presidente de Bolivia. (Foto. La Razón).

En esta jornada, corresponde formular algunas consideraciones en torno a un tema que está retornando al escenario nacional, tomando recientes referencias internacionales del presidente Luis Arce.

Como es de conocimiento público, el primer mandatario participó de la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas, para abordar distintos temas que el estado boliviano se propuso resaltar en el escenario internacional.

De todas maneras, en esta su incursión a Estados Unidos, el jefe de estado hizo referencia a la justicia, ante una consulta de la prensa internacional en el marco de una conferencia de prensa que se ha desarrollado luego de la intervención de su intervención en la misma asamblea.

La consulta hablaba del hecho de que hubo varios pronunciamientos internacionales, en sentido de que la justicia boliviana no gozaba de independencia, pero la respuesta del primer mandatario, rechazó tal criterio, aduciendo incluso que estos criterios internacionales no tenían toda la información.

Las reacciones tras estos criterios del primer mandatario no se dejaron esperar, y fueron varios juristas conocidos, quienes hicieron notar que hubo por lo menos una contradicción en Luis Arce, pues varios de sus voceros reconocían la validez de las observaciones internacionales sobre la situación del sistema judicial boliviano.

Para estos juristas especializados y para gran parte de los bolivianos, la situación del sistema judicial es bastante lamentable y que la subordinación ante el poder político es muy evidente, por lo que correspondía cambios y reformas estructurales.

Precisamente este tema ha marcado un prolongado e intenso debate en el país, intentado identificar las causas de este estado de situación de la justicia tomando en cuenta que se trata de una cuenta pendiente de larga data.

Sólo para recordar los elementos descriptivos habrá que hacer notar que la falla central se encuentra en los operadores de justicia, pues toman decisiones al ritmo del poder político de turno, independientemente de las normas existentes. Y serían de avanzada a decir de los especialistas.

Quizá el elemento central en todo este ámbito tenga que ver con la forma de elección de las principales autoridades judiciales, pues son el resultado del voto de la gente, aunque previamente fueron seleccionados por un Legislativo mayoritariamente masista.

Este simple hecho supuso que la mayor parte de la población le restó el apoyo debido a los postulantes al Órgano Judicial, llegando a imponerse la abstención el voto nulo y el voto blanco, pero a pesar de este hecho las autoridades judiciales eran electas con un voto minoritario, pues la norma no establece que en este tipo de eventualidades se debía encarar otro proceso.

Es por eso que se ha mencionado que las autoridades judiciales, sin bien tienen cierta legalidad, no tienen la legitimidad debida, aunque existen varios criterios que optaron por criticar esta forma de elección presentada en su momento por el MAS como un mecanismo revolucionario.

A ello, se debe sumar el hecho de que estas autoridades judiciales, además de carecer de legitimidad carecen del nivel necesario como para enfrentar el reto de asumir cargos importantes en el sistema judicial.

Por lo pronto, este y otros elementos han generado un gran debate para buscar soluciones estructurales y modificar estructuralmente el sistema judicial boliviano, para hacer que haya una real justicia en el país.

En este contexto, existen distintas iniciativas para lograr los objetivos determinados, desde las esferas gubernamentales hasta un grupo de juristas que busca un referéndum para este tema.

PANAMERICANA.

EL PANORAMA DE LA NOTICIA
Comentarios