martes. 04.10.2022

EL PANORAMA DE LA NOTICIA

Marcha de la COB. Foto: Senado
Marcha de la COB. Foto: Senado

En esta jornada especial, día de la primavera como se conoce a la fecha, corresponde formular algunas consideraciones en torno a un tema de bastante interés, y que de alguna manera estuvo generando algunas reacciones, pues se trata nuevamente de la vida de los trabajadores en el país.

Desde hace algún tiempo se ha presentado en el escenario informativo, algunas versiones acerca de iniciativas destinadas a crear un instrumento que aglutine a los trabajadores del país.

Estas iniciativas surgen a raíz de que la Central Obrera Boliviana (COB), ya no estaría a la altura de los acontecimientos y que ya no respondería a los intereses de los trabajadores, pues ahora defenderían los criterios partidarios del Movimiento al Socialismo (MAS).

Lo que se ha manifestado hasta el momento es que varios principios laborales se han dejado de lado para dar paso a demostraciones partidarias a título de defensa de un denominado proceso de cambio que se habría instaurado en el país.

A modo de recuento de la vida de la COB se debe mencionar que esta surge tras la Revolución Nacional, cuyas tareas previas se presentaron con la lucha del movimiento obrero sobre todo.

En toda esta etapa previa hubo momentos importantes en el sindicalismo nacional, sin dejar de lado manifestaciones políticas que llegaron a ser parte fundamental de la historia boliviana.

En este escenario ingresa por ejemplo la adopción de una tesis fundamental del movimiento obrero boliviano, que es la famosa Tesis de Pulacayo de 1946, cuyos lineamientos marcan a fuego las ideas revolucionarias de la clase obrera, con una influencia bastante fuerte en el movimiento de los trabajadores, pues se hablaba de un proceso de estatización de los medios de producción.

Esta consigna fue fundamental para la revolución nacional, que en 1952 llegó a la victoria enarbolando la llamada nacionalización de las minas, además de otras consignas y cuyo impacto en la economía del país fue fundamental.

Las otras medidas tenían que ver con la Reforma Agraria, el Voto Universal y la primera Reforma Educativa, para mencionar algunas medidas, que surgieron de todo el proceso revolucionario.

En este contexto se ha mencionado que el movimiento sindical boliviano se ha dotado a lo largo de su historia con algunos principios fundamentales, como la independencia sindical, que se entiende como el más claro distanciamiento respecto del poder de los gobiernos de turno, pues todos ellos representarían intereses adversos a los trabajadores.

Esta consigna obligó a los dirigentes laborales, a estar ausentes de toda proximidad institucional con cada gobierno y de esta manera mantener viva una lucha constante en pos de mejores días para la clase trabajadora.

Una vez se registran los levantamientos de los años dos mil se buscó construir un mecanismo político para la contienda electoral, y por ejemplo se buscó estructurar el llamado Partido de los Trabajadores imitando algunas iniciativas internacionales, pero en definitiva fue el MAS el que concentró la adhesión política incluida la de la Central Obrera Boliviana.

Los resultados hasta el momento fueron nefastos a decir de los analistas, pues en vez de defender los intereses laborales, el rol de la COB fue sustentar a los gobiernos de Evo Morales y ahora de Luis Arce.

La reflexión es permanente y por ahora se busca construir un nuevo instrumento de representación de los trabajadores y habrá que esperar qué es lo que ocurre.

PANAMERICANA.

EL PANORAMA DE LA NOTICIA
Comentarios