domingo. 03.03.2024

Como se ha conocido, el ex diplomático estadounidense Manuel Rocha, fue arrestado recientemente tras una larga investigación de contrainteligencia del FBI, acusado de fungir como agente secreto del gobierno de Cuba.

Dado que el acusado fue embajador de Estados Unidos en Bolivia, Panamericana recabó impresiones de figuras prominentes en nuestro país, ahora que se revelan datos sobre su rol en las elecciones del año 2002.

Por ejemplo, para el analista Erick Fajardo, la implicancia de Rocha en la campaña de ese entonces contra Manfred Reyes Villa y a favor de Evo Morales, no fue casual.

Según Fajardo, existen otros personajes involucrados en la estrategia expuesta, cuyo objetivo fue permitir el surgimiento de una corriente de izquierda radical en Bolivia.

Para la diputada de Comunidad Ciudadana, Luciana Campero, la detención de Rocha devela que la pugna entre dos corrientes al interior del Movimiento Al Socialismo, es una impostura para captar la atención y desplazar a la oposición.

De acuerdo a la parlamentaria, otra prueba contundente de su hipótesis es la superficialidad de las acusaciones cruzadas por parte de las facciones del partido gobernante, pues sólo quedan en el ámbito mediático y no se profundizan judicialmente.

De su lado, el secretario administrativo financiero de la Alcaldía de Cochabamba, Mauricio Muñoz, recordó el contexto de los comicios de 2002 e identificó la influencia de Manuel Rocha para operar a favor del régimen cubano.

Muñoz, expuso su teoría en sentido de que la intención del ala “evista” del MAS, pretende desestabilizar la gestión del presidente Luis Arce para forzar su renuncia mediante presión social.

PANAMERICANA.