lunes 29/11/21

Este miércoles el Ministro de Gobierno, Arturo Murillo, rechazó el informe preliminar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuyas conclusiones apuntan a supuestas masacres en Sacaba y Senkata durante la crisis política y social que vivió el país, por considerarlo “sesgado, vergonzoso y elaborado de manera unilateral”.

Ha coincidido con tal criterio, la concejala del municipio de Potosí, Azucena Fuertes, para quien la entidad en cuestión ha obrado siguiendo una ideología “populista y de izquierda”, omitiendo hechos relevantes ocurridos en Potosí y Santa Cruz.

Fuertes, subrayó que el informe no refleja la realidad de lo acontecido en Bolivia y levanta susceptibilidades por la celeridad que se ha observado en este caso, tras varios años de pasividad de la CIDH pese a la gravedad de denuncias previas sobre violaciones a los derechos humanos.

La concejala también transmitió la indignación de la población potosina por la indolencia, dice, de las autoridades, que en sus intentos de apoyar a los damnificados, olvidan a quienes todavía sufren secuelas físicas y emocionales en dicha región.

Comentarios