miércoles. 22.05.2024

En vista de que cada día surgen nuevas interrogantes sobre el efecto del fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre las aguas del Silala para el estado boliviano, Panamericana recogió algunas impresiones de expertos en la materia.

En primer lugar, el diplomático y exagente de Bolivia en La Haya, Jaime Aparicio, expuso dudas en torno al cambio de postura del gobierno boliviano para finalmente coincidir con los argumentos chilenos y viabilizar la sentencia, considerada por muchos como una derrota para el país.

Aparicio apuntó a varias inconsistencias de gravedad por parte de la representación jurídica nacional, y en esta línea exigió respuestas claras que definan además responsabilidades por un fallo adverso.

Sobre el tema, el exdirigente del Comité Cívico Potosinista, Celestino Condori, también realizó observaciones y aclaró que el supuesto acuerdo de Chile para compensar al departamento de Potosí, nunca se oficializó, y las especulaciones se deben  a una estimación del excanciller David Choquehuanca.

De acuerdo su versión, jamás se registró un rechazo por parte de Comcipo a un pacto de tal naturaleza, dado que no existe documentación que formalice la oferta. Por ello, reprochó a las actuales autoridades gubernamentales por pretender, dice, endilgar responsabilidad a ex líderes cívicos regionales.

Condori coincidió en la exigencia de explicaciones a quienes tuvieron implicancia en el litigio internacional, y subrayó que el hermetismo asumido en la toma de decisiones trascendentales tendrá serias consecuencias.

De su lado, el analista, Antonio Gómez aportó al debate con una aclaración relevante, en sentido de que el cambio de posición del gobierno boliviano sobre la condición del Silala como río de curso internacional, no es reciente, sino que constituye una falla de origen para desencadenar la controversia.

Según Gómez, también se debe resaltar que el tanto el estudio técnico de la Universidad Tomás Frías, como el de la consultora danesa sobre el origen de las aguas del Silala, se presentaron a la Corte Internacional de Justicia, que a su vez tiene atribución de definir las bases de su fallo.

Por su parte, el investigador, historiador y docente universitario, Germán Matos, explicó que en efecto existen conceptos contradictorios sobre las aguas del Silala, y su concepción como río o recursos hídricos provenientes de manantiales.

El experto, exhortó a los actuales parlamentarios a requerir información sobre el desarrollo del proceso jurídico, las modificaciones en los alegatos bolivianos y el rol de cada personaje involucrado en un caso que, según observa, tuvo falencias desde su inicio.

PANAMERICANA.

Surgen nuevas interrogantes sobre la deficiente defensa jurídica de Bolivia en el...