miércoles. 01.02.2023

En vista de que el censo de población y vivienda continúa concentrando la atención pública, pues mientras que en Santa Cruz ratificaron el paro indefinido desde el 22 de octubre, el gobierno se descarta la posibilidad de abrogar el Decreto Supremo 4760. Por ello, Panamericana recogió las impresiones divergentes.

En primera instancia, Vicente Cuéllar, rector de la Universidad Gabriel René Moreno y miembro del comité interinstitucional de Santa Cruz que plantea realizar la encuesta durante 2023, discrepó con autoridades que consideran inviable agilizar etapas precensales y reducir plazos.

“El gobierno del MAS debería propiciar escenarios de diálogo libre de consignas políticas, exponiendo un cronograma claro en lugar de recurrir a amenazas y amedrentamiento”, expresó Cuellar.

Sobre el tema, el director de la Fundación Jubileo, Juan Carlos Núñez, coincidió con Cuéllar en la posibilidad de realizar el censo en el transcurso de la siguiente gestión, con voluntad política y técnica.

Para el activista es urgente conocer el cronograma oficial elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y dilucidar interrogantes que persisten en todo el país, pues observa que las reuniones departamentales sólo abordaron estimaciones a nivel regional.

Asimismo, subrayó que la eventualidad de acelerar etapas ejecutándolas simultáneamente no implicaría descuidar la calidad de los resultados del censo.

Sin embargo, David Guachalla, viceministro de planificación y coordinación, condenó una supuesta postura política adoptada por el rector y lo acusó de usar el empadronamiento para alimentar afanes personales y confundir a la población con la propuesta técnica remitida a la que considera inconsistente. 

La autoridad nacional explicó que la incorporación de personal para la actualización cartográfica no supone una solución viable, ya que el trabajo no se reduce a emplear gente, sino a proporcionar equipos, sustento técnico, transporte y otros elementos.

En todo caso, Guachalla reafirmó que el censo de población y vivienda es una prioridad nacional y su avance no fue paralizado. Sino, reprogramado en atención a estándares de calidad y recomendaciones de organismos internacionales especializados.

PANAMERICANA.

Comentarios