domingo. 16.06.2024

Panamericana reunió opiniones divididas sobre los motivos del presidente Luis Arce Catacora para designar a Gustavo Ávila como vocal del Tribunal Supremo Electoral, en reemplazo de Dina Chuquimia.

Según la diputada de Comunidad Ciudadana, Luisa Nayar, la decisión denota el interés del actual gobierno de ejercer control del Órgano electoral con intenciones dudosas.

Para el diputado del Movimiento Al Socialismo, alineado con la corriente “evista”, Héctor Arce, el presidente hizo uso de sus atribuciones, pero incurrió en un atropello contra Chuquimia en el afán de armar una suerte de equipo favorable a sus intereses con miras a futuros profesos eleccionarios.

Sin embargo, la visión de su colega afín al ala “arcista” del MAS, Jerges Mercado, es distinta, ya que desecha todo tipo de cuestionamientos y defiende la facultad privativa de Luis Arce para tomar esta decisión, más aún cuando los críticos incurren en contradicciones, según observa.

En el plano analítico, el exmagistrado Marco Antonio Valdiviezo recordó los antecedentes de Dina Chuquimia y detectó un conflicto de intereses en la actualidad. En todo caso, recalcó que los principales fiscalizadores del órgano electoral son los bolivianos en su conjunto.

Por último, el politólogo Marcelo Arequipa, consideró llamativa la reacción defensora de algunos parlamentarios considerados “evistas” y añadió que los miembros del Tribunal Supremo Electoral deberían evitar la búsqueda de protagonismo personal y actuar más bien como un cuerpo colegiado.

PANAMERICANA.

Prosiguen los criterios divergentes en torno al reemplazo de Dina Chuquimia por Gustavo...