miércoles 8/12/21

En esta jornada, corresponde retomar algunas consideraciones en torno al conflicto médico, que trae consigo nuevos elementos que merecen ser tomados en cuenta, más aún cuando se trata de un tema crucial para los ciudadanos.

Es de conocimiento público, que recientemente el Consejo Nacional de Salud (CONASA), dispuso continuar su paro de actividades con una medida por el lapso de 30 días, luego de que concluyera una medida similar que duró 20 días. Recordemos que antes de eso, hubo un paro indefinido que duró más de 30 días.

Estas decisiones, se los ha asumido en función de una decisión del Tribunal Constitucional, que tras una acción popular, determinó validar el derecho a la protesta, pero dijo que no puede haber un paro con carácter indefinido.

Lo que se debe hacer notar, es que el conflicto surge a raíz de varios problemas que se han registrado en el área, tomando en cuenta las decisiones que las autoridades asumieron recientemente, como es el caso del Sistema Único de Salud y la Ley de Prioridades de la Caja Nacional de Salud, entre otros aspectos.

Para una mejor contextualización, habrá que reiterar y destacar ciertos elementos a la hora de formular las reflexiones pertinentes, toda vez que desde un anterior conflicto tenía que ver con ciertos elementos contenidos en la fallida Ley del Sistema Penal boliviano, que precisamente fue rechazada por la acción de los médicos.

Desde ese entonces, ya hubo una suerte de confrontación entre el gobierno del Presidente Evo Morales y el sector de los galenos, que precisamente derivó en una situación bastante tensa.

Cabe destacar que en el conflicto actual, se han registrado muchos aspectos que fueron complejizando cada vez más la situación, a pesar de que hubo intentos para buscan soluciones importantes en este tema.

Recordemos también que hubo distintos intentos para lograr encaminar el mecanismo del diálogo, aunque no se han logrado los resultados efectivos hasta el momento.

Los médicos, cuestionaban una suerte de doble personalidad en la Ministra de Salud Gabriela Montaño, al momento de encarar el diálogo, ya que en público asumía una actitud específica, pero en privado era muy distinta, despertando la molestia de los médicos que permanentemente se quejaban de la forma de actuar de la Ministra de Salud.         

De su lado, la Ministra Montaño denunciaba una suerte de intransigencia en los dirigentes de los médicos, aspecto que dificulta llegar a un acuerdo que ponga fin al conflicto que persiste.

El panorama se ha tornado bastante complejo, y recientemente los médicos, ha determinado pedir al gobierno un nuevo interlocutor que de alguna manera pueda viabilizar soluciones, y evitar la presencia de las Ministra Montaño, en estos espacios de encuentro.

Los Galenos, habían visto en el Ministro de Gobierno Carlos Romero, a la persona ideal para llevar adelante el tan ansiado diálogo, aunque éste rechazó tal posibilidad.

Es por eso que decimos que la situación se torna bastante compleja, pues no se puede identificar los mecanismos de solución a los problemas, dado que no existen las condiciones para buscar soluciones.

Además de los elementos descritos, habrá que tomar en cuenta los problemas existentes con otras medidas de presión como las de COMCIPO y los anuncios de paro de algunas entidades cívicas desde el próximo 10 de octubre.

En todo caso, se aguarda que el conflicto pueda ser solucionado, buscando puntos intermedios y evitando extremos que muchos dicen suelen deteriorar las posibilidades de acercamiento.

Comentarios