miércoles. 01.02.2023

En horas de la mañana de hoy, la jueza Joan Donoghue, presidenta de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, dio lectura al fallo de este tribunal en el litigio sostenido por Bolivia y Chile por las aguas del Silala, con un resultado adverso para nuestro país como habían anticipado varios expertos y analistas.

En primera instancia, se expuso el contexto con la postura esgrimida por el gobierno de Chile, expuesta a continuación.

Más tarde, la Corte Internacional de Justicia, recordó que Bolivia admitió que el Silala tiene curso internacional, por lo cual, esta instancia no requiere tomar una decisión al respecto, en vista del acuerdo entre las partes sobre el punto de la demanda chilena.

Tras conocer la sentencia, surgieron reacciones en Bolivia, como la que compartió con Panamericana el investigador y docente de la Universidad Tomás Frías, Ing. Germán Matos, quien identificó responsables del fallo desfavorable en dos momentos cruciales.

Sobre la segunda fase detectada por el experto, señaló a Evo Morales, David Choquehuanca, Hugo Fernández, y Eduardo Rodríguez Veltzé, entre otras figuras, como implicados en el desenlace adverso, por haber incurrido en numerosas falencias.

Germán Matos concluyó que la demanda no tuvo razón de ser, se emitió de forma apresurada y sin fundamentos claros.

Por su parte, el diputado de Comunidad Ciudadana y diplomático, Gustavo Aliaga, lamentó los alcances del fallo y recordó su carácter inapelable y vinculante, a tiempo de cuestionar con dureza a quienes considera responsables por otra derrota jurídica para el país.

El parlamentario, remarcó además las considerables cifras económicas erogadas para este proceso infructuoso a nivel internacional.

Aliaga también observó la ausencia de instituciones que debieron ser parte del desarrollo del proceso como el Comité Cívico Potosinista (COMCIPO), por ejemplo.

Del mismo modo, el exagente de Bolivia en el litigio con Chile por las aguas del Silala, Jaime Aparicio, expresó preocupación por lo ocurrido y reafirmó que la admisión de Bolivia permitió a la corte definir que el caso carecía de objeto jurídico válido.

Aparicio, criticó el desempeño del equipo diplomático y técnico que representó a Bolivia en La Haya, al margen de calificar la de postura expuesta como absurda e inconsistente.

En conclusión, el investigador identificó lecciones importantes que deben ser aprendidas por el gobierno.

PANAMERICANA.

Comentarios