martes. 05.03.2024

En vista de que tanto Evo Morales como Luis Arce, figuras prominentes del Movimiento Al Socialismo, han comenzado a poner en práctica estrategias electorales con miras a las elecciones generales de 2025, Panamericana recabó impresiones de analistas políticos para evaluar sus motivaciones.

Para el abogado y exparlamentario, Carlos Bohrt, las reacciones de ambos líderes corroboran que las fricciones internas en el partido de gobierno no se deben a diferencias ideológicas. Sino al interés de obtener la codiciada candidatura.

Bohrt, advirtió que la pugna declarada entre Morales y Arce afecta a todo el país y no solamente a su tienda política y simpatizantes. De modo que no corresponde entorpecer la gestión de gobierno, la base parlamentaria y la relación del MAS con la sociedad en general por intereses personales.

Además, recordó los alcances de la ley de organizaciones políticas y las próximas elecciones primarias “definidas, precisamente para evitar excesos prematuros”.

Así también, la politóloga y ex diputada nacional, Jimena Costa, analizó las intenciones de Evo Morales y apuntó a su presunto temor de ser sancionado eventualmente por las vulneraciones a derechos humanos cometidas en el caso del “Hotel Las Américas”, y confirmadas por organismos internacionales.

Al margen de expresar escepticismo en que las ambiciones de Morales se hagan realidad, la analista remarcó que la ley de Organizaciones políticas debe ser ajustada en torno a los binomios admitidos para desarrollar elecciones primarias en aras de garantizar un proceso adecuado.

Sobre la misma temática, el vicepresidente del MAS-IPSP, Gerardo García, expresó sorpresa por el adelanto de la campaña que estaría llevando adelante Luis Arce y su acompañante David Choquehuanca. Pues la decisión corresponde a las bases que definirán a sus candidatos siguiendo procedimientos orgánicos.

En todo caso, García ratificó el apoyo a la gestión de gobierno como resolución del reciente ampliado nacional del MAS y el Pacto de Unidad.

PANAMERICANA.