sábado. 24.02.2024

Ahora que el viceministro de Gestión Gubernamental, Gustavo Torrico, afirmó que las resoluciones del Tribunal Supremo Electoral son “inapelables e irrevisables”, haciendo alusión al fallo que rechazó el Recurso Extraordinario de Revisión del Congreso del MAS en Lauca Ñ, Panamericana recabó opiniones referidas a una presunta crisis de institucionalidad en Bolivia.

En primera instancia, el ex vocal del órgano electoral Fernando Berríos, identificó un caos provocado por la injerencia partidaria en los órganos del estado, causando la pérdida de credibilidad por parte de la población.

A juicio de Berríos, es cuestionable que el órgano judicial interfiera en determinaciones del tribunal electoral de acuerdo a conveniencias políticas, incurriendo en una postura incongruente.

También el investigador y abogado Carlos Bohrt, formuló criterios sobre el tema, y señaló que la disputa interna del MAS destruye la institucionalidad y la seguridad jurídica en el país.

Para el experto jurista, existen responsables políticos para esta situación incierta, entre los que identifica al ministro de Justicia, Iván Lima, y al titular de Gobierno, Eduardo del Castillo.

PANAMERICANA.